Kareem Abdul-Jabbar en la universidad. ¿Cómo era? ¿Realmente marcaba diferencias?

Kareem Abdul-Jabbar en la universidad. ¿Cómo era? ¿Realmente marcaba diferencias?

Durante sus años en UCLA, Kareem Abdul-Jabbar dominó en las proximidades del aro y hasta obligó a cambiar las reglas del baloncesto universitario

Recientemente, Magic Johnson calificaba a Kareem Abdul-Jabbar como el mejor jugador universitario de todos los tiempos. «Tres veces campeón nacional y, si los jugadores de primer año hubieran sido elegibles para jugar, podría haber ganado cuatro veces seguidas», rezaba el tuit del sempiterno base de Los Angeles Lakers. Pero, ¿de verdad fue tan bueno Kareem en la NCAA?

Antes de cambiarse el nombre, cuando Kareem Abdul-Jabbar todavía era Lew Alcindor, el pívot verdaderamente marcó diferencias en el baloncesto universitario. Debido a que las reglas NCAA de aquella época impedían a los freshmen jugar en partidos oficiales, sólo disputó tres años en UCLA antes de dar el salto a la NBA, firmando unos números de 26.4 puntos (64% en tiros de campo) y 15.5 rebotes. A esas cifras personales sumó un total de tres títulos nacionales, dos galardones de Jugador del Año y tres MVPs del Torneo NCAA. Además se trató del primer jugador en llevarse el Naismith College Players of the Year (1969), consiguiéndolo justo antes de pasar al baloncesto profesional. Con él como una de las piezas claves del equipo, los Bruins de UCLA atesoraron un record de 88 victorias y sólo 2 derrotas entre 1967 y 1969.

Estamos hablando de alguien que marcó diferencias hasta el punto de que, en 1967, su dominio en las proximidades del aro obligó a la liga universitaria a prohibir los mates para que su superioridad no fue tan diferencial. Para que el lector se haga una idea Kareem Abdul-Jabbar firmó 56 puntos en su primer partido con la camiseta de los Bruins y todavía hoy atesora varios records con UCLA: mayor promedio de anotación (26.4), más tiros de campo anotados (943), más puntos en una temporada (870), mejor promedio de puntos por partido en una temporada (29), más tiros de campo anotados en una temporada (346), más tiros libres intentados en una temporada (274), más puntos en un partido (61) y más tiros de campo anotados en un partido (26).

Sólo por datos como estos, podríamos decir que al bueno de Magic es muy posible que no le falte razón. Después llegaría su elección en el puesto número 1 de Draft de 1969, elegido por los Milwaukee Bucks para jugar en la NBA, donde conseguiría el premio de Rookie of the Year, seis anillos de campeón (cinco con los Lakers), seis galardones de MVP y 19 presencias en el All-Star Game, entre otro logros. Pero eso ya es otra historia de leyenda distinta.

Dos momentos claves en la carrera de Kareem Abdul-Jabbar

Durante sus años en la universidad se produjeron dos momentos que marcarían la carrera de Kareem Abdul-Jabbar. El primero de ellos tuvo lugar en 1968, cuando se convirtió al Islam, lo que le llevaría posteriormente a dejar atrás el nombre de Lew Alcindor y cambiarlo en 1971 por el que todos conocemos posteriormente. Además, como parte de su conversión, el pívot decidió boicotear los Juegos Olímpicos de 1968 y no participó con Estados Unidos como protesta por el trato racial hacia los afroamericanos en su país. Aun así el Team USA se impuso con facilidad.

Por otro lado, en ese mismo año, durante lo que era su temporada junior en la NCAA, Kareem Abdul-Jabbar sufrió una lesión de córnea en su ojo derecho y tuvo que perderse dos partidos. Ese ojo quedó muy sensible y fue el que posteriormente le obligó a usar sus famosas gafas protectoras cuando en se le repitió su lesión ya en la NBA.