Llull nuclear, por Carlos Sánchez Blas